Blogging tips

martes, 24 de marzo de 2015

Un Spa en casa

Hoy vamos a hablar sobre cómo conseguir que nuestro baño parezca un Spa de cinco estrellas ***** donde poder relajarnos cuando nos apetezca, sea el tamaño que sea, y disfrutar de una relajante ducha infinita como si estuviéramos en unos lujosos baños árabes. Buscamos un espacio de relajación, yo diría que un espacio Zen más que un baño-Spa. La clave está en los materiales que usemos, eso sí, el masajista corre de vuestra cuenta ;)

Dirás que en tu baño es imposible, que sólo tiene una ducha, un lavabo y un inodoro. No necesitas más que lo imprescindible para que pueda llamarse baño, ¿verdad? ¿Y cómo llamarías a esto?


Es posible que cuente con los mismos elementos que tu baño pero con una apariencia más relajante, que invita a estar un par de horas bajo la ducha y otro par de horas hidratando tu piel tranquilamente y salir como nueva.

Como he dicho antes, los materiales son la clave: Cerámica Gres, porcelana, madera, cristal y piedra son algunos que tienes que utilizar.

La distribución también es importante. Aprovecha cada centímetro y elementos estructurales para uso de almacenaje colocando baldas como estanterías. Por ejemplo, si por tu baño pasa un pilar, un bajante, etc, que no se puede eliminar.

No satures el espacio. Esta estancia suele ser cerrada y en muchas ocasiones con poca luz. Usa baldosas de un mismo estilo y color desde suelo a techo. Nada de cenefas, buscamos continuidad. Recuerda que los colores neutros claros son los más acertados a la hora de aportar luz y sensación de amplitud, blancos, gamas de beige, grises... Puedes usar también microcemento que cada vez se aplica más y casi no necesita mantenimiento.

Busca la armonía con el color también en los muebles. La madera natural es muy recomendable, puedes encontrarla tratada para que no haya problemas con la humedad y te dure toda la vida.  Elígelos de líneas sencillas y rectas.


En cuanto al lavabo, entre lo que pueden encajar en este estilo de baños, existen de una sola pieza (lavabo y encimera sin juntas). Antes eran piezas caras de piedra pero hoy puedes encontrarlas de otros materiales, como cerámica, más asequibles y tienen la misma estética. El lavabo va encastrado siendo muy sutil. Este modelo permite aprovechar el espacio inferior a la pieza colocando una balda o varias cestas para almacenaje y quedará genial.


En contraposición a este estilo, está el lavabo sobre encimera que es totalmente visible, tipo ensaladera o en forma cuadrada, simulando piedra o madera. Este estilo me gusta mucho para el baño-Spa que estamos buscando. En color negro, blanco o bambú podría encajar en nuestra estética Zen.


En cuanto al tipo de inodoro y bidé, según el estilo del baño Zen que estás pensando, podrá ser tradicional, con cisterna oculta, cuadrados, redondos, flotantes... 

Y por fin vamos a lo interesante de todo esto: Pensar en la ducha que vamos a instalar. 

Puedes colocar un plato de ducha de cerámica, acrílicos que son antideslizantes y más cálidos, y los minerales, muy resistentes, cálidos, antideslizantes y para mí la mejor opción para nuestro baño-Spa, no sólo por sus garantías, también por su estética Zen y especial naturaleza. Un recurso estético que podría servirnos y quedaría genial, es cubrir tanto suelo de la ducha como su pared de este material mineral que elijas y le dará un toque natural muy interesante. Hay mucho donde elegir, pregunta en tu tienda de confianza. Otra opción podría ser colocar una pequeña plataforma de madera de bambú o similar, que sea muy resistente al agua.


En cuanto a la mampara, creo que en esta estética cualquier signo de opacidad no encaja del todo, y por supuesto unas cortinas de plástico tampoco. Elígela totalmente traslúcida a poder ser de cristal fijo y deja que la luz fluya.

Si tienes la suerte de tener espacio para una bañera, hazle protagonista del espacio. Coloca un hidromasaje o  una bañera totalmente descubierta. También es posible, al igual que el lavabo, que sea de una sola pieza sin juntas y así poder colocarla en la pared dando un efecto de continuidad precioso.También puedes cubrir su exterior con los mismos azulejos que la pared.


Y por supuesto, no renuncies a la ducha sólo por tener bañera o viceversa, si es posible conserva las dos piezas y añadirás lujo y sofisticación a este espacio tan relajante.

Presta atención a la grifería, podrá ser el toque definitivo para conseguir nuestra estética de Spa en casa. Existen infinidad de modelos, pero siguiendo con la línea de conseguir relajación y naturaleza, los caños que simulan cascada me parecen muy acertados, al igual que es los balnearios. Además el sonido que produce al caer es totalmente diferente y ayudará a crear el clima de desconexión. En cuanto a la ducha, no te cortes y coloca un sistema de hidromasaje o sensación de lluvia. ¡No querrás salir jamás del baño!




Por último, para completar el look zen de nuestro baño, coloca elementos decorativos naturales, como varas de bambú, flores de almendro, piedras de cantos rodados, cestas de fibra vegetal para guardar papel higiénico, toallas... Coloca un espejo sencillo,  un banco resistente al agua para sentarte si lo deseas y unas velas perfumadas harán del baño la estancia favorita de la casa. ¡Pedirán el turno para poder usarlo!


¿Qué estilo de baño tienes? ¿Lo cambiarías por uno tipo Spa?

Observa & Decora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips
Blogging tips